Marco A. Castillo

Casa negra

place
Albarrán Bourdais
Callejón de Jorge Juan, 12D - 28001 Madrid
date_rangeDel al

Casa negra es una exposición personal del artista cubano Marco A. Castillo, fundador del reconocido colectivo artístico Los Carpinteros. Con esta muestra Marco reflexiona sobre el impacto de nacer y vivir en una dictadura y todas las dinámicas y repercusiones que este hecho tiene en la vida doméstica y en los patrones estéticos que rodean a los individuos en esta realidad.

Inspirada en el diseño e interiorismo cubano de los años 60, la serie Juego de sala, 2022 nos coloca frente a la historia de una generación de diseñadores e intelectuales aniquilada, la misma generación que tuvo la función de cambiar el patrón estético y funcional de Cuba para modular la vida del llamado “hombre nuevo” en los primeros años de la Revolución. A través de un grupo de esculturas de caoba inspirada en la estética Sputnik el artista nos habla de los sistemas totalitarios que, como en una obra de teatro, se construyen y se legitiman a partir de ficciones utilizando las mentes más brillantes de su generación, las mismas que una vez cumplida su encomienda son desechadas y expulsadas de la propia historia. La elección de este movimiento específico dentro del diseño cubano no es fortuita y servirá de hilo conductor de toda la muestra. Este grupo surge, paradójicamente, al mismo tiempo que comienza la desestructuración de la familia tradicional, la desaparición de la clase media y la mayor migración jamás presenciada en la isla. Observadas desde arriba estas esculturas parecen vistas aéreas del interior de una casa como si el artista quisiera recuperar esa imagen no quebrada de la familia cubana en la memoria colectiva.

Por su parte una serie de libros donde la palabra Dictadura aparece una y otra vez de manera compulsiva ocupan toda una sala de la galería. Marco Castillo nos propone adentrarnos en su juego donde nos enfrenta a una amalgama de tipografías y formas geométricas abstractas y desordenadas para que intentemos descifrar el mensaje oculto detrás de cada pieza. Más que remitirnos directamente al impacto conceptual de la palabra Castillo nos habla de la manera en que el poder se perpetúa, a partir de puestas en escena donde el ser humano no es consciente del sistema de construcciones que están conformando su propia cárcel. Un sistema de espejos donde es imposible saber dónde empieza y termina la ficción pero que el artista intenta disrumpir con este grupo de obras. En un giro de 180 grados todas las letras y formas se organizan y develan como un mantra la palabra dictadura. Las obras estarán acompañadas por un videoarte que completa el concepto de la muestra y que funciona como el punto focal que encierra el horror al que es sometido el ser humano en este tipo de sistema.

En esta exposición tendremos la sensación de estar recorriendo una casa estéticamente bella pero donde cada elemento nos remite a un mundo perverso en el cual los individuos son acorralados por los propios engendros del poder. En Casa negra, Marco Castillo nos emplaza frente a la historia de un país y pudiera también ser pensada como el mapa para entender el universo distópico al que nos enfrentamos.