Nico Munuera

Las montañas azules caminan

place
Galería La Caja Negra
Calle de Fernando VI, 17, 2 Izq - 28004 Madrid
date_rangeDel al

Bajo el título Las montañas azules caminan Nico Munuera presenta una nueva serie de trabajos que tienen su origen en el agua y en los movimientos geológicos.

Se trata de un conjunto de obras únicas que hacen referencia clara a la estampa japonesa y que conservan en sus márgenes las huellas de su propio proceso de elaboración. Estas marcas nos proporcionan indicios de que la pintura es algo mucho más extenso y complejo, siempre difícil de contener en un rectángulo.

La idea de movimiento interno que provoca la forma exterior de una planta, idea a la que ha aludido Munuera en otras series de trabajos, se desplaza en esta ocasión al interés por el estado de transformación mucho más lento de las formaciones geológicas. Unas transformaciones internas y silenciosas cuya apariencia exterior es la de contener de manera pétrea un tiempo infinito. Se trata de una transformación continua pero imperceptible a simple vista:

“Un movimiento que debemos aprender a ver si que queremos ser conscientes de nuestro propio movimiento. Un estado de conciencia que nos acerque a la naturaleza a la cual pertenecemos y de la que dependemos”

En esta exposición se pueden ver claramente las referencias a la observación del paisaje y de los pequeños elementos que lo conforman. Las imágenes funcionan como archivo directo de la mirada al tiempo que se relacionan con elementos gráficos. En este sentido se hacen eco de la serie Geología aproximada de la pintura (2022) en donde la idea de lenguaje y la construcción de conceptos que van sucediendo en el tiempo dilatado en el estudio quedan plasmados en un plano.

Estas obras sobre papel de Nico Munuera son directas, llenas de sencillez y belleza. Unas pinturas que se manifiestan como un ejercicio performativo y como un lugar de meditación, mientras que también son capaces de provocar una reflexión que une nuestro presente contemporáneo con el origen de la tierra.

En ellas encontramos un entendimiento de la pintura que va mucho más allá de la mirada superficial del paisaje y de sus elementos. Se trata de una observación minuciosa de la propia práctica pictórica que se transforma ella misma en naturaleza “…porque la pintura, a fin de cuentas, entre un millar de cosas, es solo arena y agua.”

Nico Munuera, (Lorca, 1974) tiene como eje central de su trabajo la pintura y los procesos tanto internos como externos que la conforman. Desde una fuerte conciencia de la pintura como naturaleza en sí misma, crea campos de color, donde la sencillez de la horizontal o el gesto mínimo actúan como registros temporales. La fluidez, el color y la idea de límite son características fundamentales de su trabajo, así como los conceptos de tiempo, secuencia, intuición y belleza. Desarrolla su trabajo entre Valencia e Ibiza, y su obra ha sido expuesta y se encuentra en las colecciones de múltiples instituciones como Fundación Barrié, Museo Patio Herreriano o en el IVAM.