Varios artistas

El tiempo detenido

place
Galería Blanca Berlín
Calle del Limón, 28 - 28015 Madrid
date_rangeDel al

Blanca Berlín pone fin a su temporada anual con una exposición de tres grandes exponentes de la fotografía española. Oriol Maspons (1928-2013) y Francisco Ontañón (1930-2008) han sido recientemente incorporados a la galería, no así Gabriel Cualladó (1925-2003), que lleva varios años formando parte de su porfolio de artistas.

La reunión de estos fotógrafos en una exposición conjunta se ha realizado en base a su afinidad, en cuanto a pertenecientes a un mismo colectivo generacional, pero también a su disparidad, ya que cada uno de ellos muestra características temáticas y de enfoque muy personales y diferentes. Los tres formaron parte del grupo Afal y de otros importantes colectivos del momento. De todos ellos se muestran copias vintage o de época, aunque también se incluyen algunos positivados posteriores realizados por ellos mismos o por sus herederos.

Para el que no esté familiarizado con el significado del término, vintage es aquella copia realizada o aprobada por el propio fotógrafo pocos años después de la realización del negativo. Algunos expertos fijan este período en cinco años, otros lo amplían hasta los ocho años.  Sin embargo, cuando se trata de copias muy antiguas cuya fecha de impresión quedó indeterminada tras el fallecimiento de su autor también se les puede aplicar el término vintage. Cada uno de estas copias, vintage o de época, es una pequeña rareza, a veces enriquecida por la firma del autor, las anotaciones y sellos en el reverso, las dedicatorias….Pudiera parecer que el deterioro físico resta calidad a la copia, pero si a esa condición se le suman factores como la unicidad, la escasez o la rúbrica, su valor aumenta drásticamente a ojos del coleccionista experto. En algunos casos se trata de simples impresiones de trabajo cuya finalidad inicial no fue la de ser expuestas, pero que ahora se han convertido en objetos de deseo para los coleccionistas de fotografía de todo el planeta. La fotografía vintage cotiza al alza en el mundo del arte.

El conjunto de las fotografías expuestas nos sitúa ante la dimensión histórica y cotidiana de nuestro país en el siglo XX, ante el “instante capturado” por un linaje de fotógrafos innovadores a quienes la galería Blanca Berlín ha reunido por su capacidad de reflexión visual, su talento fotográfico, y su sugestiva manera de mostrar ante el mundo una época ya extinguida, grabada para siempre en la memoria colectiva por el poder evocador de la imagen.