Varios artistas

Famosos y anónimos. Retratos

place
Galeria Freijo
Calle de Zurbano, 46 - 28010 Madrid
date_rangeDel al

Famosos y anónimos. Retratos, exposición colectiva que forma parte del Festival Off de PHotoESPAÑA 2022.

A través de diferentes técnicas, desde la tradicional gelatina de plata hasta la fotocopia, presentamos un recorrido por el mundo del (auto)retrato a lo largo de los siglos XX y XXI, de los siguientes autores: Antoni Abad, Ana Laura Aláez, Ana Arabaolaza, Ximena Bares, Cecil Beaton, Philippe Bonan, Marcelo Brodsky, Daniel Canogar, Toni Catany, Nieves Correa, Matías Costa, Dmitri Kessel, Gisèle Freund , Alberto García-Alix, Mathias Goeritz, Marisa González, José Antonio Hernández-Diez, Concha Jerez, Álvaro Laiz, Ramón Mateos, Leo Matiz, Aldo Palazzi, Armando Salas Portugal, Santiago Sierra, Darío Villalba y André Villers.

El retrato ha dominado y definido el medio de la fotografía desde sus inicios, a través de aquellos daguerrotipos de retratos mortuorios de mediados del siglo XIX. Desde sus comienzos, se establece un lazo estrecho entre la fotografía y la memoria, la huella fotográfica y el retrato, en sus múltiples modalidades: fotografías de famosos, celebridades, personajes anónimos, autorretratos, etc.

Esta selección de obras pone en diálogo lo moderno con lo contemporáneo, lo europeo con lo latinoamericano, lo desconocido con lo familiar. El anonimato toma una importante presencia en la fotografía desde sus inicios, inmortalizando sombras, siluetas y rostros de personas desconocidas, anónimas, lo cual contrasta con la sobrepresencia del yo en los medios en la actual era digital, donde los selfies, con sus respectivos nombres y apellidos, han invadido el paisaje del siglo XXI, aspecto que no ha pasado desapercibido por artistas contemporáneos como la conocida Amalia Ulman con su apropiación de la cultura selfie en Instagram.

Identidad y fotografía han ido de la mano desde la invención del medio fotográfico, estableciendo una clara unión entre el cuerpo (el yo) y la tecnología. En la actualidad, esto se hace más evidente cuando la cámara pasa a formar parte inseparable de nuestro cuerpo y de nuestras relaciones sociales, como una prótesis, como una extensión de nuestro brazo, que nos acompaña en nuestro día a día y nos convierte en cíborgs, en tecnocuerpos en permanente (auto)retrato.

Al recorrer la exposición, se hace visible esta unión entre identidad/retrato y tecnología/fotografía, a través de diversos formatos: desde retratos de contenido social, político y feminista, hasta autorretratos íntimos del artista masturbándose, de fragmentos de cuerpos o huellas digitales, atravesando a su vez un conjunto de rostros archiconocidos como aquel de Frida Kahlo mientras se lleva una botella de cerveza a sus labios.

Texto de Jessica Janeiro Obernyer
Historiadora del arte